Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Sáb Abr 15, 2017 4:58 pm.
Últimos temas
» FOro NUEVO ONCE UPON A TIME CURSE MAGIC
Sáb Feb 22, 2014 7:16 am por Invitado

» Promoción tumblr (normal). Creeper of clovers academy.
Vie Jul 12, 2013 4:46 am por Invitado

» Furia de Héroes, Afiliación élite
Sáb Jun 22, 2013 11:18 am por Invitado

» The Awakening {Af. Élite}
Jue Jun 06, 2013 7:53 am por Invitado

» Always-Rpg {Afiliación Elite}
Dom Mayo 26, 2013 6:03 am por Invitado

» Is time for Oxford[+18]- Foro NUEVO.. Se necesitan Cannos- Normal
Sáb Mayo 25, 2013 9:46 pm por Invitado

» Foro RPG Crossover Naruto/Inuyasha {afiliación normal} cambios generales
Lun Mayo 13, 2013 5:53 pm por Invitado

» El mar está hecho de lágrimas [Soteria & Alex]
Jue Mayo 09, 2013 1:13 am por Alex Maias

» Fairy tales Return (elite)
Sáb Abr 27, 2013 6:14 am por Invitado

Compañeros
Hermanos
7th & Spring

élite
Fruit of the poisonous treePhotobucketBleach Legend StoryRol Pretty Little LiarsFatefulPhotobucketthe game is onAnother PragaImage and video hosting by TinyPicEscrituras ModernasThis is the RequiemHogwarts 3rd GeneraciónLes MiserablesPhotobucketForo de rol Magonia
El diseño y la historia le pertenecen a Juliette Depardieu. Cualquier copia sin autorización será reportada a ForoActivo. Le agradecemos a Grinch7 de DeviantArt por las imágenes. También a SourceCode y a A Thousand Fireflies.

Licencia de Creative Commons
Runaway Train by Juliette Depardieu is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License

Memoirs (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Memoirs (Libre)

Mensaje por Oliver Blume el Dom Mar 31, 2013 3:34 am

¿Por qué todo había echo aguas? ¿Por qué estar ahi? ¿Por qué no? ¿Por qué sí? ¿Por qué esperar a qué todo sucediera? ¿Por qué debía estar ahí? Si la sociedad pasaba de él, ¿por qué alguien le había ayudado? ¿Por qué le habían alejado de Césare? Era una relación enfermiza, lo sabía pero aún así... Cerró sus ojos y detuvo su andar. ¿Sería capaz de andar de regreso solo persiguiendo la linea recta y eterna que dibujaban las vías en el horizonte? Alguna vez lo había pensado pero nunca se había atrevido a seguirlas. ¿Dónde llevarían? Y tenía la respuesta, esa respuesta que sabía pero que ocultaba al mundo. No quería regresar por una sencilla y única razón: por cobardía. ¿Cómo se enfrente uno a alguien que jamás te ha dirigido la palabra, que jamás te ha abrazado, que jamás te ha cuidado? Su padre era un extraño en la vida de Twist pero, aun así, era una figura imponente, de esas que hacen daño con solo su mirada. Sabía que regresar a la "civilización" solo significaría tener que enfrentarse a su padre y no se sentía preparado. Cobarde.

Y así andaba él, pensativo por esa extraña ciudad sin nombre, sin ley y sin nada más que lo esencial para la supervivencia de sus extraños habitantes. Oliver pensaba que aquello era un burdo experimento del gobierno para ver como reaccionaban frente a diferentes estímulos pero no tenía pruebas feacientes de ello salvo que -a veces- le parecía ver que ciertos estantes estaban un poco más vacíos que los demás pero tampoco se detenía demasiado a pensar. Como hemos dicho, pasaba de todo. Era consciente que era un bicho raro entre tanto bicho raro solo por el simple hecho de que era inmensamente rico desde el mismo momento en qué había puesto un pie en este mundo de desalmados. Su padre creía a pies juntillas que él se estaba "reformando" y él no correría a quitarle del error mientras que Césare... esa era otra cosa. Otro cantar. Creería que le habría traicionado, abandonado... y sabía que no se lo perdonaría jamás. Y finalmente llegó a las vías y observó la ausencia de tren, la ausencia de estación, la ausencia de todo aunque vío esas viejas y desgastadas vías. Se agachó y las tocó con los dedos retirandolos por lo frías. Hasta el momento no se había percatado del vahó que huía de sus labios. Hacía frío. Se incorporó y se abrazó un poco más. A la velocidad del rayo acababa de entender una cosa: no habría retorno posible. Aquello le heló más que el frío del ambiente y le hizo permanecer en shock un buen rato.

Finalmente, cuando logró recuperarse, se puso de pie sobre una vía haciendo equilibrismos y empezó a perseguirla con los brazos extendidos a ambos lados del cuerpo. Seguía siendo delgado y poca cosa y siempre tenía frío debido a ello aunque poco le importaba. Su ropa vieja era más que suficiente para cubrirle, su padre nunca había sido muy corpulento y se detuvo odiando que fuera la viva imagen de aquel que no había dudado ni un instante en pronunciar las palabras que le habían hundido todavía más: "me da igual que seas superdotado, seguirás mis planes al pié de la letra. Así que o te reformas o te desheredo." ¿Habría sido mejor? ¿Viviría menos acongojado por ser un cobarde si se hubiera enfrentado a su padre? Cerró las manos en puños y agachó la cabeza cuando unos pasos le alertaron que alguien se acercaba lo que hizo que cayera de pie bajo las vías para voltearse y mirar a quien se acercaba. No sonrió. Mantuvo su rostro neutral, mirada perdida en el rostro, ¿o era en el horizonte? y postura ligeramente sumisa pero que no se fiara quien se acercara porque Oliver tenía muy mal genio cuando quería. De hecho, la mejor defensa era un buen ataque, no? Nada le sorprendería que encontrarse a sí mismo interactuando con alguien más. Nada le sorprendería más, nada... ¿O quizás sí?
avatar
Oliver Blume

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 25/03/2013
Edad : 34
Localización : En la Ciudad.
Humor : Atrévete.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memoirs (Libre)

Mensaje por Aleksey L. Wolftusk el Sáb Abr 13, 2013 2:01 pm

¿Porqué marcharse? ¿Porqué no hacerlo? ¿Cuál era, después de todo, la diferencia entre haber partido y quedarse allí si por más que se alejase de sus huesos su mente seguía teniendo espacio únicamente para Summer? Ella era su obsesión, su universo, la base de su existencia, y estuviera viva o muerta, cerca o lejos, seguiría dominándolo todo.

Y lo cierto es que, cuando Aleksey cogió ese tren, ya se lo temía. Pero no podía evitar hacer un intento, solo uno, para tomar un poco de distancia y mirar las cosas desde un punto de vista más cuerdo. Necesitaba entender que, por más que en sus sueños y su mente siguiera viva, ya no estaba a su lado de una forma tangible: no podía tocarla, sentirla, besarla o simplemente notar la calidez de su aliento entremezclándose con el propio. Porque su cuerpo, o lo que quedase de él, estaba no sólo bajo tierra, sino también lo bastante lejos como para que la consciencia de que a esas alturas habría quedado reducida a huesos no le torturase.

Perdió su vista en el cielo como si el hacerlo bastase para sentir que estaba mirándola a ella y suspiró.
¿Cuánto tiempo había pasado ya? Parecía toda una eternidad y, pensándolo bien, lo era: seis años, ni más ni menos, echándola de menos y maldiciendo cada nuevo día porque no podían vivirlo juntos, siguiendo adelante por hábito, por desidia, por cobardía o por la firme creencia culpable de que merecía aquella retorcida agonía.

Sin reparar demasiado en el rumbo que tomaban sus pasos, buscó entre su ropa una cajetilla de tabaco mentolado y cogió uno de los cigarrillos para llevárselo a los labios, encendiéndolo y dando una honda calada. Notó el calor del humo recorriendo su pecho e invadiéndole los pulmones, la calma apoderándose de su mente, la vida haciéndose notar y ahogándose en su pecho al ser presa del recuerdo de aquel ceño fruncido. Summer odiaba que fumase.

Tal vez por eso-pensó-lo hacía tanto desde que la había perdido: para recordarse que ya no estaba para decirle que "apagase ese maldito cigarrillo y ocupase sus labios en algo mejor". Miró el humo disiparse y observó con atención cómo un par de solitarias cenizas se desprendían del cigarrillo, que se consumía entre sus dedos de un modo similar a aquel en que él lo hacía en las garras del destino. Pero aquel cigarrillo era más afortunado-se cuestionó, mirándolo con cierta envidia-su fin estaba cerca, el fuego que lo iba reduciendo a polvo se apagaría y a no tardar mucho, la lluvia y el polvo de las calles lo sumirían en un pacífico olvido. Él anhelaba ese final próximo, ese olvido, esa paz...pero sabía que no podría tenerlos. Era un sentimiento tan amargo y desesperante como para exterminar de un plumazo todas sus pocas intenciones de dar con una razón-por banal que fuese- por la que seguir adelante un día más.

Y esa clase de pesimistas ideas eran precisamente las que-como de costumbre-ocupaban su cabeza cuando se topó, para su sorpresa, con alguien más rondando las vías a las que, inconscientemente, había ido a parar. Tardó un rato en considerar esa silueta humana como una presencia propiamente dicha: estaba lo bastante perdido en sus reflexiones sobre hasta qué punto su subconsciente le instaba a regresar con ella llevándole hacia ese lugar como para olvidar incluso dónde o con quien estaba. Pero hubo algo, quizás una instintiva procura de compañía para enfrentar la desgarradora soledad que le sobrevenía, que le impulsó a exhalar el humo que retenía en sus pulmones y hablar:

-¿Pensando en volver por dónde viniste?

Aleksey L. Wolftusk

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 25/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.