Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Sáb Abr 15, 2017 4:58 pm.
Últimos temas
» FOro NUEVO ONCE UPON A TIME CURSE MAGIC
Sáb Feb 22, 2014 7:16 am por Invitado

» Promoción tumblr (normal). Creeper of clovers academy.
Vie Jul 12, 2013 4:46 am por Invitado

» Furia de Héroes, Afiliación élite
Sáb Jun 22, 2013 11:18 am por Invitado

» The Awakening {Af. Élite}
Jue Jun 06, 2013 7:53 am por Invitado

» Always-Rpg {Afiliación Elite}
Dom Mayo 26, 2013 6:03 am por Invitado

» Is time for Oxford[+18]- Foro NUEVO.. Se necesitan Cannos- Normal
Sáb Mayo 25, 2013 9:46 pm por Invitado

» Foro RPG Crossover Naruto/Inuyasha {afiliación normal} cambios generales
Lun Mayo 13, 2013 5:53 pm por Invitado

» El mar está hecho de lágrimas [Soteria & Alex]
Jue Mayo 09, 2013 1:13 am por Alex Maias

» Fairy tales Return (elite)
Sáb Abr 27, 2013 6:14 am por Invitado

Compañeros
Hermanos
7th & Spring

élite
Fruit of the poisonous treePhotobucketBleach Legend StoryRol Pretty Little LiarsFatefulPhotobucketthe game is onAnother PragaImage and video hosting by TinyPicEscrituras ModernasThis is the RequiemHogwarts 3rd GeneraciónLes MiserablesPhotobucketForo de rol Magonia
El diseño y la historia le pertenecen a Juliette Depardieu. Cualquier copia sin autorización será reportada a ForoActivo. Le agradecemos a Grinch7 de DeviantArt por las imágenes. También a SourceCode y a A Thousand Fireflies.

Licencia de Creative Commons
Runaway Train by Juliette Depardieu is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License

Now we go around again in circles [Harmonie J. Carlile]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Now we go around again in circles [Harmonie J. Carlile]

Mensaje por Harry Z. Barnes el Vie Feb 08, 2013 10:48 am

Oprimía su cabeza contra la pared de un edificio que, junta a otras más, cercaba y delimitaba el callejón, estrecho y solitario, que evadía en forma perpendicular el flujo de transeúntes que caminaban distraídos. Había tomado refugio allí ni bien la vio, no muy lejana, allá caminando con aire por igual distraído, y ahora pegaba su frente al ladrillo, cerrando los ojos con fuerza, experimentando una angustia que ardía en su pecho como llamas.

Respiró profundo, esforzándose por mantener la calma, sintiéndose al tiempo fracasar en toda medida. Los latidos de su corazón habían tomado un ritmo estrepitoso y sentía su sangre bombear con violencia por todo su cuerpo. Se sentía frío, pálido, y unas cuantas gotas escurrían de su frente, debajo del cabello despeinado.

¿Sería ella realmente? Mierda, ¿¡era ella!? Le alivió la idea de poder estar perdiendo la cabeza. Quizás sólo estaba imaginando cosas, cosas que desde luego querría jamás pasaran. También cabía la posibilidad de que la hubiera confundido por alguien más, que no sería la primera vez, aunque ésta en particular había tenido la sensación de estar en lo correcto. Ese arrebato que sintió nada más verle, esa fuerza sísmica que le sacudió desde sus pies en cuanto advirtió el inconfundible peinado y la viveza de la mirada. Ante la duda, maldición, decidió asomar por la pared, hacia el flujo de caminantes o transeúntes, y allí volvió a descubrirla, más cercana, caminando en su dirección. Con un poco de suerte pasaría de largo, como lo habían hecho todos los demás, y no le sorprendería escondido en aquel callejón angosto. Pero, ¿así lo quería? Ahora que ya sabía que se encontraban en la misma ciudad, ¿querría que ella siguiera de largo, iniciando un juego solitario de pretender que no existe, que no está allí, quizás a menos kilómetros de los que él imaginaba?

¡Maldita sea!

Soltó un puño contra la pared y escuchó el crujir de sus huesos. Los nudillos, ya con cicatrices previas, se inflamaron casi instantáneamente y entre ellos asomó algún ligero rastro de sangre. Maldita, maldita seas. Dos, tres puños sobre la pared. Cuando le pareció suficiente, contrajo y retrajo los dedos, apretó la mandíbula y volvió a cerrar los ojos con fuerza. El dolor, por esta vez, no logró distraerlo de la realidad aplastante que se le venía encima: Harmonie estaba a poco más de unos pasos de él y pronto pasaría a su lado, a un lado del callejón.

Volvió a asomarse y encontró la cercanía próxima, acechante, inevitable. Sin premeditarlo, presa de un impulso incontrolable, en el momento en el que finalmente cruzaba a su lado, la tomó de un brazo y la atrajo hacia sí, al callejón escondite, empujándola enseguida contra la pared, acorralándola con una de sus manos apoyada a un costado de la cabeza. A pesar del atropello que dictaba sus emociones, lo hizo con fuerza comedida.

Permaneció en silencio por varios segundos, quizás minutos, aún apoyado contra la pared, con la cabeza gacha, el rostro con ojos cerrados y mandíbula tensa y la respiración acelerada. Lidiaba con un dolor agridulce que suponía la alegría de volver a verla y saber, al mismo tiempo, que se debía a la mera casualidad. Le tenía allí, acorralada por su propio brazo contra la pared, a una cercanía que sentía mortífera, después de tanto tiempo de incertidumbre, de no saber nada, de haber sufrido su abandono.

Incapaz de apaciguar el ritmo de su respiración, masculló unas palabras que escaparon de sus labios como escupidas con desprecio.

-¿Qué mier... Qué mierda haces aquí? Harmonie, ¿qué mierda haces aquí?

Y alzó la mirada, encontrándose con los ojos protagonistas de sus sueños y pesadillas, con los ojos malditos que ahora miraba con admiración y desprecio a partes iguales.
avatar
Harry Z. Barnes

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 07/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now we go around again in circles [Harmonie J. Carlile]

Mensaje por Harmonie J. Carlile el Vie Feb 08, 2013 11:54 am

Su mundo de nada se había visto aplazado por una agradable atmósfera en la que las caras de los, por regla general, desdichados transeúntes se veían felices y llenos de alegría y vida; como tuvieron que estar en algún momento de su vida. Harmonie sabía muy bien que aquello no era real, comenzaba a pensar que tal vez haber cogido aquel cigarrillo de su apartamento sin preguntar de quién era no había sido buena idea. Pero había sido peor continuar fumando una vez que descubrió que aquello no era solo tabaco. Por suerte los efectos de la hierba se iban desvaneciendo y pronto las caras felices comenzaron a escasear.

Experimentó una ligera nostalgia, pues el olor de la marihuana siempre le traía buenos recuerdos sobre sus anteriores compañeros de piso. Eran muchísimo más divertidos cuando se reunían todos en el salón y llenaban la habitación de humo. Harmonie dejaba que su cuerpo disfrutase lo poco que quedaba de la agradable sensación de estar flotando, con una leve sonrisa tonta de satisfacción en su rostro. Vio por el rabillo del ojo como se escondía una persona en un callejón, y sin pensarlo más de dos veces decidió pasar cerca, queriendo comprobar si aquello era un fruto de su imaginación o, por el contrario, era real.

Una cabellera morena volvió a asomarse desde el callejón, y una alarma comenzó a sonar en alguna remota zona de su mente. Sentía la necesidad de alejarse, de girarse, como si siguiendo ese camino fuera a encontrar un monstruo de los que ella tanto había temido de pequeña. Pero desechó la idea, no se fiaba de que su equilibrio fuese a resistir un giro tan brusco como el que quería dar.

Llegó a la boca del callejón, y se negó a revisarlo con la mirada. Craso error. El corazón de Har subió hasta su garganta cuando una mano la asió del brazo y la zambulló en aquella callejuela; para sufrir un segundo sobresalto cuando reconoció aquella mano. La sorpresa se mezcló con dolor y nostalgia, como si ella fuera la abandonada. El golpe de su espalda contra la pared hizo desaparecer la nube en la que momentos antes se encontraba flotando, estampándola con brutalidad en su cuerpo. Su respiración se agitó, demostrando el encontronazo de tantas emociones en tan poco tiempo.

Zephyr. Su Zephyr. Aquel chico al que dejó en el apartamento, esperando que así encontrase una mejor vida sin una carga como ella, estaba plantado delante suya. Sus labios se entreabrieron, dejando que todas las palabras murieran allí, y tuvo que hacer un esfuerzo por mantener sus manos a sus costados. El estupor desapareció de su rostro, dejando paso a una incrédula, ligera y media sonrisa.

-¿Zep? ¿Zephyr? La pregunta es qué haces tú aquí- aunque intentó imprimir en su tono la tipica indiferencia de siempre no logró evitar que su voz temblara levemente cuando los ojos oscuros de él se clavaron en los suyos. Desvió la mirada al suelo, incapaz de sostenerla, y reparo en la hinchazón de la mano que descansaba en su costado -¿Qué te ha pasado? ¿Qué has hecho?- preguntó frunciendo su ceño, cogiendo la mano del chico con total libertad, poniendo especial cuidado en no tocar sus nudillos.
avatar
Harmonie J. Carlile

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 29/01/2013
Humor : Indiferente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now we go around again in circles [Harmonie J. Carlile]

Mensaje por Harry Z. Barnes el Vie Feb 08, 2013 12:27 pm

Zep, Zephyr. Maldita seas.

No me llames así, quiso decir entre murmullos, pero el oxígeno faltaba a sus pulmones y las palabras a sus labios, que permanecían fruncidos. De nuevo se estrellaba contra aquella muralla tan propia de Harmonie, un abismo en el que caía cualquier emoción de su parte, una red estrecha que filtraba cualquier reacción evidente que Harry, no Zephyr, necesitara encontrar. La escrutó con sus ojos aún cuando ella quiso huir. La había encontrado, la había afrontado y no la dejaría huir, no de nuevo.

Rechazó el contacto sin demasiada brusquedad, pues sentía la piel de su mano arder entre los dedos de la chica. Sus labios se curvaron entonces en una sonrisa y soltó un bufido, aquejado por una ligera carcajada de amargura. ¿Qué me ha pasado? ¿Qué he hecho?

Abandonó el apoyo de la pared, se llevó ambas manos a la nuca, girándose con desesperación, inseguro de cómo reaccionar, tirando de su cuello, frustrado. No podía decir siquiera cómo se sentía. La había traído allí, junto a él, y ahora su mente cavilaba sobre la posibilidad de besarla y tomarla entre sus brazos, o destrozarla como algún impulso más oscuro dictaba.

De espaldas a ella, dejó caer un brazo a su costado y con los dedos de la mano herida presionó sus párpados cerrados. Buscaba desesperadamente pensar con la cabeza fría, pero entonces era todo fuego de rencor y pasión entremezclados.

- ¿Dónde has estado? - atinó a mascullar, inmóvil -. ¿A dónde carajos te fuiste, Har... Harmonie? - su voz temblaba, presa de la ira y un dolor palpable, con textura puntiaguda.

Entonces volvió a girarse, encarándola una vez más, con ojos irritados por lágrimas que rechazaba a toda costa. No lloraría. No, maldita sea.

- ¿Por qué? - masculló, conteniéndose, dominándose aunque fuera precariamente.
avatar
Harry Z. Barnes

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 07/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now we go around again in circles [Harmonie J. Carlile]

Mensaje por Harmonie J. Carlile el Vie Feb 08, 2013 2:59 pm

Dio un respingo cuando el chico apartó su mano. ¿Quién te crees que eres para tomarte semejantes libertades? le reprendió su añorada conciencia, todavía estarás esperando que haga como si nada. Un estremecimiento recorrió su cuerpo y se obligó a meterse más detrás de esa muralla que tanto trabajo le había llevado alzar a su alrededor y en la que de pronto no se sentía tan a salvo de emociones. Por una vez cruzó por su mente que, tal vez, el haberle abandonado había hecho más daño que el quedarse. Se mordió el labio inferior con fuerza, reprimiendo esa idea hasta hacerla desaparecer; se le revolvía el estómago de solo pensar que Zephyr lo había pasado tan mal como ella, o incluso peor; algo que era evidente debido a como lucía el joven.

Las manos de Harmonie subieron en busca de un mechón ondulado, retorciéndolo entre sus dedos cuando él se dio la vuelta. Había sido una ingenua al haber confiado en que el destino les mantendría alejados, el mundo era un pañuelo, le había dicho su padre, una enseñanza que había obviado. Ahora tocaba pagar las consecuencias. Si hubiese pensado en un reencuentro ahora tendría un guión que poder seguir; aunque siempre podía salir corriendo de aquel callejón y encerrarse en su apartamento. Desechó aquella opción nada más pensarla, Zephyr se merecía como mínimo una disculpa.

-No lo sé, fui de aquí para allá- se encogió de hombros, y entonces llegó la esperada pregunta, el por qué, esa que ella se había repetido insaciablemente hasta dormirse durante meses.

¿Qué iba a responderle? ¿Qué había malgastado su tiempo buscando una forma de salir de esa nada de sentimientos de la que a su vez no quería salir? La caza de quimeras no había salido bien, y el orgullo ahogaba las palabras que deberían de salir dejando que sus labios formulasen una pobre frase que ocultaba más verdad de la que admitía:

-Me agobié... no lo sé- se apoyó en la pared con un resoplido, molesta consigo misma por tener que arruinar todo lo que la rodeaba y con él por volver a aparecer.

Había demasiados 'no lo sé' en sus intervenciones, y eso levantaba una pequeña ola de rabia en su interior. Se percató de la tensión que se acumulaba en el chico que tenía delante, llegando a preguntarse si lo siguiente por su parte sería un golpe. Un golpe que, según su punto de vista se había ganado a pulso; a lo mejor, fantaseó su mente, aquello fuera lo que necesitaba para volver en sus cabales, si es que ella alguna vez había estado en ellos.
avatar
Harmonie J. Carlile

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 29/01/2013
Humor : Indiferente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now we go around again in circles [Harmonie J. Carlile]

Mensaje por Harry Z. Barnes el Vie Feb 08, 2013 9:10 pm

Harry sentía intentar alcanzar una cuerda, suspendida a la altura de un salto. Sin embargo, a cada intento que tomaba por hacerlo, la cuerda se retraía, cada vez más alta, más inalcanzable. Así lo hacía Harmonie: se ubicaba en un lugar fuera de su alcance. Él, todo frustración e impotencia, sólo permanecía callado.

Se agobió, le oía decir, y entonces se preguntaba si era aquello de lo que realmente se trataba. ¿No sería él motivo de agobio, sintiéndose tren de pesares que venía trayendo desde un andén muy lejano? Quizás la había asfixiado con tanta ansiedad. De sólo pensarlo, en amarga ironía, se llenaba de la misma ansiedad.

- Har... - murmuró, cerrando los ojos, en un suspiro largo -. Harmonie - se corregía a sí mismo.

Sus labios aún tensos temblaron, su cuerpo entero se sacudía en angustia, y él intentaba reprimirlo, cruzándose de brazos. Entreabrió los labios, buscando articular alguna frase, y sólo lo consiguió en cuanto clavó los ojos en el suelo.

- Fue mi culpa, ¿no es cierto? Lo hice mal, ¿verdad? Lo jodí todo, maldita sea - se riñó, con fantasmas del pasado en su voz -. Eso fue lo que sucedió, Harmonie. Primero Charlie, ahora tú... Har, yo lo intenté. ¡En verdad lo hice!

Y su voz se quebró como vidrio a un fuego demasiado intenso. La angustia se reunía en su pecho, oprimiéndole, restringiéndole la respiración, y unas cuantas lágrimas saltaron de sus ojos, corriendo libres por su rostro, en contra de su voluntad. Se limpió rápidamente, ansioso, con el dorso de la mano herida, y en el lugar quedaron rastros de lágrima y sangre.

- Discúlpame - gruñó, avergonzado por su vulnerabilidad y al mismo tiempo sabiéndose incapaz de reprimirla -. No quise ésto, no quise que te fueras.

No tenía consciencia del giro que había dado a la situación, víctima de miedos cuya raíz nacía en su infancia. En otras circunstancias, jamás se habría tomado a sí mismo por culpable del abandono sufrido, ya por Charlie, ya por Harmonie, pero ahora la realidad de las cosas aparecía en forma tan dolorosa en su mente que sólo parecía sacar lo peor de sí mismo.

"Fuiste tú, Harry, ¿lo sabes? Eres una carga demasiado pesada. Ya lo fuiste para tu padre, ahora también para Charlie. ¿Por qué no le ayudaste, Harry? ¿Por qué dejaste morir a tu hermano?"

Es cierto, madre. Fui yo.
avatar
Harry Z. Barnes

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 07/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now we go around again in circles [Harmonie J. Carlile]

Mensaje por Harmonie J. Carlile el Sáb Feb 09, 2013 8:29 am

Aquel cosquilleo que creía perdido volvió a recorrer su cuerpo cuando escuchó su apodo de los labios de Zephyr. Se obligó a ignorar aquel sentimiento y centrarse en lo que estaba pasando delante de sus ojos. Recordaba haber visto temblar de ese modo al joven hacía años, y se suponía que su medicamento mantenía esos temblores tan bruscos lejos, además de que ella había esperado que su ausencia los erradicase por completo. Comenzaba a plantearse, seriamente, que su desaparición no fue nada positivo para ninguno de los dos; si no ¿qué hacían en esa ciudad?

Dejó escapar una exclamación ahogada en respuesta, un no que había estado a punto de chillarle en el desierto callejón y que había sido aspirado de vuelta antes de lograr pronunciarlo. Harmonie detestaba las injusticias, y que Zephyr asumiera las culpas era la más grande de todas. Y el mismo cosquilleo que antes la recorría agradablemente ahora se había convertido en cuchillas que le crispaban los nervios al ver las lágrimas en aquel rostro que, a su juicio, no debería haber sabido nunca lo que era llorar.

-No- dijo con firmeza, su tono rozando el enfado -¡No fue tu culpa! ¡Ni lo de Charlie, ni lo mío!- se despegó de la pared, limpiándole la sangre y las lágrimas de las mejillas, para apartarlas con rapidez una vez terminada su tarea; evitando volver a incomodar al joven.

-¡Maldita sea, Zephyr! ¡Tú no tendrías que estar aquí! ¿Es que no te has fijado en los fracasos sociales que deambulan por la calle? ¿Por qué te montaste en ese puñetero tren?- se obligó a no elevar demasiado su tono de voz, perder su propio control no serviría de nada.

-Tú no hiciste nada mal, ¿de acuerdo? Solo yo metí la pata, no fuiste tú el que hizo la maleta y desapareció- soltó el poco aire que quedaba en sus pulmones y con él la agitación de antes -Se suponía que sin mí estarías mejor. Lo siento.

Se llevó las manos a las sienes, masajeándolas para intentar serenar su mente. Sabía que tenía que elegir una posición: podía mantenerse lejos de él y cruzar los dedos para que, por algún milagro -divino o no-, le sacaran de aquella ciudad y le devolviesen a Nueva York; o, podía exponerse sin ninguna muralla ante Zephyr, dejarle entrar por completo en su corazón, en ese hueco que tenía su nombre. Disfrutar ambos de la compañía del otro. Hacerle olvidar lo malo.

-¿Qué voy a hacer contigo?- susurró para el cuello de su cazadora, esperando que él no lo escuchase.

Para ambas opciones tenía que sacrificar cosas, la primera dolía, pero la segunda aterrorizaba.
avatar
Harmonie J. Carlile

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 29/01/2013
Humor : Indiferente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now we go around again in circles [Harmonie J. Carlile]

Mensaje por Harry Z. Barnes el Sáb Feb 09, 2013 6:08 pm

El dolor nublaba su juicio. El abandono, la soledad, el desequilibrio y la angustia le aquejaban en forma de una tormenta aturdidora. Había perdido luces sobre cuál camino debía seguir, cuál era el correcto para él, y no para los demás, por vez primera.

No es tu culpa, Harry, se decía, así que escuchaba las palabras de Harmonie. No lo es, se repetía, luchando contra voces más antiguas en su interior que insistían en contradecirlo, incitándolo a hundirse en la miseria. Todo torbellino de emociones y culpas, mantenía los ojos irritados sobre Harmonie, y las manos de la chica sobre sus mejillas las sintió derretir la piel, abrirla y calar dentro, escociéndole la carne; permaneció inmóvil, como polilla ante las llamas.

Había tomado el tren entonces impulsivamente, pero ahora reconocía que el rencuentro era más bien inevitable, ya porque se conducía a su propia destrucción, ya por algún motivo más que, por el mismo dolor, se negaba a reconocer como esperanza, la esperanza de volver a ella.

Sin ti no existo, reprimió entre sus labios, pero en su mente lo escuchó de forma ensordecedora, y enseguida se lamentó por su condición, por su dependencia. Eso ahuyentaría a cualquiera.

La hoguera que sentía consumir su cuerpo, esa que había encendido desde que conoció a Harmonie, le alcanzó el pecho y un impulso incontrolable le obligó a romper la postura. Se acercó atropelladamente, le tomó el rostro entre las manos y unió sus labios con los suyos, abrazándolos, besándolos, ávido del elixir de vida que había hecho de Harmonie. Apretó su cuerpo contra el suyo con desesperación, sintiéndose desfallecer ante un contacto que él mismo había iniciado. Su respiración se aceleró peligrosamente y así lo hizo los latidos de su corazón, que parecía querer escapar del pecho.

- No puedo perdonarte, Har - le susurró, en un espacio brevísimo, entre besos, en los que sus pulmones clamaban por oxígeno -. No... puedo.

Y el beso tomó más fuerza, mayor profundidad, como si con ello sanara la herida ya abierta y que ahora se expandía. Le amaba, que ya lo había descubierto tiempo antes, pero ahora también le necesitaba. Le necesitaba terriblemente.
avatar
Harry Z. Barnes

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 07/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now we go around again in circles [Harmonie J. Carlile]

Mensaje por Harmonie J. Carlile el Dom Feb 10, 2013 7:35 pm

El corazón de la joven se encogía al ver los ojos irritados del chico clavados en los suyos. La desmejoría de este era más que notable, y ella no podía evitar sentirse culpable justo por eso, porque toda la culpa era suya. Cogió una gran bocanada de aire, sintiéndose como si este no quisiera entrar en sus pulmones. 

Resbuscó en su mente algo que decir, estaba dispuesta a darle lo que quedase de alma a cualquiera que pudiera librar a Zephyr de todos los fantasmas que le perseguían; a veces se preguntaba si su propio hermano había corrido la misma suerte que el del chico o este, y otras tantas intentaba imaginarse su futuro si no hubiera conseguido aislar sus sentimientos. La pregunta de si estaría peor o mejor que ahora era algo que tardaría en resolver. 

En la búsqueda de las palabras acertadas dio con los recuerdos del tiempo compartido entre ambos en aquel apartamento, del que ella se fue sin demasiados reparos, y, si tuviera que dar alguna definición para felicidad sería uno de esos momentos entre esas cuatro paredes. Se puso en el punto de vista de Zephyr, y el solo pensamiento de volver a casa y encontrarla vacía le revolvió el estómago de tal manera que tuvo que obligarse a no huir de allí. 

Abrió la boca pero no llegó a pronunciar ninguna palabra, porque el cuerpo del chico se acerco al suyo y sus labios se encontraron por primera vez en lo que le parecieron siglos. La ansiedad y la necesidad del beso chocaban con las suyas y amenazaban con ahogar a Harmonie. Y ya podría ahogarse que ella no pensaba apartarse. No iba a arruinarlo todo de nuevo. No seria justo para él, puesto que lo que fuera justo para ella ya no importaba en su lista de preferencias. 

La agitación del joven se contagió en Harmonie, la cual experimentó un aumento de sus latidos y su respiración. Las fuerzas la abandonaron tan pronto como sintió el cuerpo de Zephyr pegarse al suyo, intentando fundirse en uno. Deslizó sus brazos alrededor del cuello de este, en busca de un apoyo que le permitiese centrarse en controlar el temblor que sacudía sus piernas. Aquel beso había desencadenado tal torrente de emociones dentro de ella que su vista se emborronó debido a las lágrimas. 

-Lo sé. No me merezco que me perdones- susurró a su vez, con voz quebradiza -Lo siento... mucho. Lo arruiné to...- su voz se interrumpió a causa de un sollozo silencioso -...todo.

Y allí estaba ella, que tanto odiaba exponerse ante los demás, dispuesta a abrir la muralla para aquel chico que con simples besos lograba hacerla temblar de pies a cabeza. Cerró los ojos con fuerza, intentando evitar que las lágrimas se derramasen, respondiendo con la misma energía el beso; dejando que su mente recordase como los labios de Zephyr eran igual que un bálsamo para las heridas que los golpes de la vida habían abierto en ella.
avatar
Harmonie J. Carlile

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 29/01/2013
Humor : Indiferente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now we go around again in circles [Harmonie J. Carlile]

Mensaje por Harry Z. Barnes el Lun Feb 11, 2013 2:56 am

Aquel beso había desatado una fuerza de atracción tan poderosa que Harry sentía consumirse. De pronto se imaginó como una vela o algún combustible que, una vez en llamas, amenazaba con extinguirse. El placer, la alegría de tenerla en brazos se conjugaba con el dolor del abandono previo, y allí se sentía sometido por fuerzas opuestas, la de atracción y la de repulsión, que halaban de cada extremo con suma violencia.

El esfuerzo de resistirse a prolongar el beso aún más le desgarraba. Un par de minutos después, tan sólo pudo despegar los labios, pero mantuvo la frente contra la ajena, cerrando aún los ojos con fuerza. Fruncía y relamía sus propios labios, deleitándose y riñéndose al tiempo. La mujer por la que sentía tanto era la misma que le había infligido la herida más profunda. Ahora lo reconocía, y aquéllo resultaba como padecer una enfermedad mortal y ser alérgico a la cura.

Logró apartar su cuerpo del suyo, sujetándole los brazos con sus manos, como negando cualquier resistencia. Ésto, la separación definitiva, era inevitable, y aún sabiéndolo Harry dudaba tener el coraje para tomar la decisión. No querría, naturalmente, abandonar su corazón al rencor que entonces sentía. Mucho mejor sería poder mantener una amistad idílica, la que los unió en un principio, pero se trataba de un imposible.

Por último abrió sus ojos, encendidos en pasión, que clavó directamente sobre los de Harmonie. Había sido testigo de esos momentos únicos, irrepetibles, en los que la chica dejaba caer sus murallas y se mostraba a sí misma, sin reservas, totalmente vulnerable. ¡Cómo querría curar, que podía, cada una de esas heridas! Pero ahora debía atender las propias y sabía, por descontado, que no soportaría un golpe más, de modo que reprimió todas las ganas de echársele encima y permaneció quieto.

Respiró profundo, colmando de oxígeno sus pulmones, buscando inútilmente serenarse.

- Har, tú... - corregir el apodo había perdido sentido -. Tú... ya tienes lo que quieres. Te conozco. Sé cuánto aprecias tu libertad y cuánto temes a estas cosas.

Miraba ahora al suelo, inseguro de lo que decía, y a ratos alternaba miradas hacia Harmonie, muy breves, pues se sentía incapaz de soportarlas por mucho tiempo más.

- Yo quería una vida contigo, maldita sea - espetó, de pronto frustrado, apretando sus párpados con el pulgar y el índice, y enseguida volvió a tomar aire para relajarse -. Pero quizás no es el momento, quizás no estés preparada... Y está bien, ¿vale?

No lo está, maldición, se dijo. No es que hubiera alcanzado la resolución prudente de dejarle ir. Más que eso, se trataba de él alejándose de un conflicto cuya magnitud le superaba. No podía pensar con claridad. No sabía a ciencia cierta si estaba ejerciendo algún plan de venganza silenciosa, en castigo por lo que ella había hecho, o si, por el contrario, obedecía una decisión medianamente premeditada. No sabía nada, a decir verdad, y así estaba mejor.

- Diablos... No sé qué demonios es lo que harás conmigo, ni yo contigo, pero no puedo soportar esto.
avatar
Harry Z. Barnes

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 07/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now we go around again in circles [Harmonie J. Carlile]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.